24 de enero de 2010



Nuestro Ateneo Libertario tiene por objeto agrupar a las personas, sin distinción de etnias, sexo, sexualidad ni color, que sientan las inquietudes sociales y el deseo de una superación que haga del ser humano un ser social e individualmente libre y un igual ante sus semejantes.
Para lograrlo, el Ateneo Libertario “Pangea" luchará contra la propiedad, el principio de autoridad, el Estado, la política, la religión y otros poderes que obstaculizan la total emancipación del ser humano.


CONTRA LA PROPIEDAD:

Porque es una injusticia inhumana el que una persona detente la riqueza producida por otras personas, o la tierra que sólo a la humanidad pertenece y es un atributo para la sociedad, tan importante como la vida lo es para el individuo.
Porque tiene su origen en un violento y criminal desprecio del más fuerte contra el más débil, creando la odiosa existencia de los parásitos de la sociedad, que no tienen otra misión social que la de vivir del trabajo ajeno, mediante la explotación y miseria de los demás.
Porque crea el capitalismo y establece la ley del salario, que condena al ser humano a una permanente esclavitud económica y a los vaivenes del desequilibrado sistema que nos oprime.


CONTRA EL PRINCIPIO DE AUTORIDAD:

Por suponer éste el rebajamiento de la personalidad humana al someter unas personas a la voluntad de otras, despertando en ellas instintos que les predisponen a la crueldad e indiferencia ante el dolor de un semejante; y por ser la autoridad el instrumento que sirve para someter por la violencia al individuo a los intereses de la propiedad.


CONTRA EL ESTADO:

Porque coarta el libre desenvolvimiento y normal desarrollo de las actividades éticas, filosóficas y científicas de los pueblos; y por ser el fundamento básico que mantiene el principio de autoridad y defiende la propiedad mediante los cuerpos armados, la policía, la magistratura y la cárcel.
Porque mantiene al ejército y la armada, cuya misión destructora es inhumana al lanzar unos pueblos contra otros, destruyendo los sentimientos de sociabilidad y solidaridad propios del ser humano, para convertirse en medio de dominación de los pueblos fuertes contra los débiles.


CONTRA LA POLÍTICA:

Porque entendiendo política como la actividad desempeñada por los políticos en el seno del Estado para obtener privilegios y poder, esta presupone la anulación de la persona, ya que entregando la voluntad propia a otra extraña se desvirtúan los intereses colectivos por una falsa mayoría parlamentaria. La política es el medio que emplea el vigente sistema de dominación (la democracia representativa al servicio de las oligarquías y el Capital) para legitimar los intereses de la propiedad y las leyes en su tarea de respaldo y defensa del Estado.


CONTRA LAS RELIGIONES:

Porque atentan contra el libre pensamiento, creando una jerarquía moral que predispone a admitir sin protesta toda tiranía y desvirtúan las relaciones sociales por el terror y el fanatismo, negador de la razón y el progreso científico.


CONTRA OTRAS FORMAS DE PODER:

Contra todo tipo de prejuicios raciales, sexuales o de cualquier otra condición que impidan el desarrollo libre y en igualdad de los seres humanos.
Contra las estructuras que derivan del Estado y el Capital creadas para un mejor sostenimiento del sistema, que suponen el sacrificio de la libertad individual y colectiva en pro de una delegación hacia personas supuestamente más cualificadas que pretenden representarnos, tales como partidos y sindicatos reformistas.
Contra las jerarquías e imposiciones de toda índole.


NUESTROS PRINCIPIOS:
LA LIBERTAD, entendida como el desarrollo natural sin condiciones de todo ser nacido, actuando atendiendo a los dictados de su propia conciencia y voluntad con independencia para pensar, expresarse y actuar. Es por tanto la negación de cualquier forma de autoridad que somete moral y materialmente.
Esta idea de libertad lleva implícitas:
LA IGUALDAD de todos los seres vivos, a todos los niveles, por lo que las relaciones deben basarse en el libre consentimiento y la revocabilidad de los acuerdos. Para que las relaciones sean libres y justas no puede existir la propiedad privada pues ésta es fuente de desigualdades y además las mantiene.
Redistribuyendo y reorganizando la producción se eliminarían los brazos ociosos de esta sociedad. Colectivizando la propiedad y poniendo a disposición de les productores la tierra y los instrumentos de trabajo, las relaciones económicas serían igualitarias porque buscarían satisfacer las necesidades de la comunidad, no enriquecerse, como en el sistema capitalista que busca por encima de todo el beneficio económico de unos pocos.
El concepto de igualdad es contrario a toda idea de nación o patria, las fronteras son un invento de los Estados para salvaguardar sus intereses, crear conflictos y desigualdades absurdas entre las personas.
LA SOLIDARIDAD Y EL APOYO MUTUO como forma de vida en contra de la competitividad y la explotación de unos sobre otros. La solidaridad como principio que sostiene las relaciones sociales y medio para resolver posibles conflictos, respetando las diferencias, la libertad individual y el bien colectivo. Practicando el apoyo recíproco y la sinceridad en todas las relaciones.
Combatimos las divisiones sociales de clases formadas sobre el privilegio de unas personas sobre otras. Nos mostramos contrarios a las ideas de las religiones con sus supersticiones, a los desequilibrios ecológicos, la medicina intoxicante y al desprecio al resto de los animales y seres; siendo defensores de la libre sexualidad y contrarios a la dominación de un sexo por otro.
Somos contrarios a los sistemas de educación jerárquicos y competitivos; defendemos la pedagogía libertaria.
NUESTRAS TÁCTICAS:
Los fines no justifican los medios, éstos sólo pueden aplicarse en función de sus principios. Entendemos tácticas como nuestros principios desarrollados en todos los órdenes de vida social, proceso éste que constituye la revolución social.
Todos los movimientos sociales que han pretendido cambios lo han intentado asumiendo el poder, demostrando que cada vez que un salvador, un partido o un comité se ponen a legislar, heredan los mismos vicios y problemas que el poder al cual decían combatir.
Por eso el anarquismo rechaza el poder. No forma partidos para conseguirlo, no apoya a candidatos, no forma ejércitos ni guerrillas a favor de ningún gobernante. Se opone a todo sistema parlamentario, fascista o comunista y no colabora con ninguno.
El anarquismo pretende debilitar a todo poder y autoridad concienciando a la gente de su inutilidad e inculcando la idea de que se puede funcionar al margen de él, para lo que crea escuelas, sindicatos, comunas, colectividades y demás grupos que existen sin el apoyo del Estado.
El anarquismo no se integra en las instituciones, no se legaliza, no participa en ayuntamientos, universidades, parlamentos o comités, demostrando sus ideales al funcionar organizando su propia existencia. Además, los anarquistas no tenemos líderes ni funcionarios burócratas, ni pagamos a nadie para que trabaje por nosotros. Tampoco recibimos subvenciones. Por tanto desarrollamos todas nuestras actividades voluntariamente. Por ello, nuestras tácticas son: acción directa, propaganda por el hecho, cultura y federación.
LA ACCIÓN DIRECTA es la actuación permanente sin intermediarios. La persona se enfrenta directamente con sus problemas, tomando las riendas de su vida sin interferencias, desarrollando así su capacidad de autodefensa, viviendo conscientemente. Estamos en contra del conformismo ya que impide la acción directa creando pasividad y despreocupación. No usamos los cauces que emplea el poder, promulgamos la abstención activa electoral porque votar es un acto de irresponsabilidad al dejar en manos de otros la decisión sobre los problemas fundamentales de la vida social, y además se legitima el principio de poder. Nuestro objetivo no es conquistar el poder político, sino destruirlo, por lo que no colaboramos con el Estado, y creemos que entrar en el sistema implica aceptar sus premisas. La acción directa NO implica necesariamente acción violenta. De esta forma nos defendemos de los medios que utilizan el Estado y las clases privilegiadas para impedir y neutralizar nuestra rebelión.
Nuestro propósito es la consecución de un equilibrio social sin Estado y para conseguirlo rechazamos cualquier imposición gubernamental, así como participar en cualquier guerra generada por el capital y el Estado. Abogamos por el desmantelamiento de las cárceles, reformatorios y manicomios; defendemos el derecho de que nadie gobierne nuestras vidas y la ocupación de espacios donde podamos poner en práctica nuestros principios libertarios. Frente a las agresiones y humillaciones a que nos somete el capital, apoyamos las luchas obreras de matiz anarcosindicalista.
LA PROPAGANDA POR EL HECHO es difundir el ideal anarquista con nuestras acciones diarias. Es practicar una ética anarquista en las relaciones de nuestra vida cotidiana en las que sea posible, demostrando la rebeldía y la oposición al sistema establecido mediante nuestra conducta. Defendemos una confrontación permanente contra toda persona, institución o símbolo que coarte la libertad.
Fomentar y divulgar la CULTURA Anarquista a través de escritos, publicaciones y dando a conocer el arte, la literatura, la música ácratas, así como fomentando los ateneos libertarios radios libres, centros sociales...
LA FEDERACIÓN:
Fomentar la creación de otros colectivos que no entren en contradicción con nuestros principios tácticas y finalidades y que éstos se federen entre sí. La Federación es la unión voluntaria en igualdad que asegura la autodeterminación. De este modo se aúnan fuerzas y se suprimen privilegios. Negamos los países y sus fronteras y luchamos contra todo tipo de imperialismos y colonialismos. La federación funciona de forma asamblearia, sin jerarquías, de forma que nadie pueda estar por encima de nadie.
Los diferentes grupos que formen una federación son libres para unirse o separarse de ella. La forma de tomar acuerdos es por unanimidad, no existe el voto. De esta manera se suprime la dominación de las mayorías sobre las minorías y viceversa.
Somos conscientes de que la federación en sí no es anarquista. Sólo entendida en un marco ideológico libertario se convierte en una táctica para extender la lucha a no sólo la mera actuación del grupo, así como la forma de organizar las relaciones entre las células de una nueva sociedad. Es por tanto el federalismo un aspecto clave del anarquismo social, es el cemento que une cualquier organización anarquista.
FINALIDADES
Nuestra finalidad es que las ideas anarquistas incidan en la sociedad de tal manera que se recupere la conciencia social, así como la conciencia de la clase trabajadora, que entendemos que está basada en comprender la situación de explotación a la que nos vemos sometidos bajo el sistema actual. Esta comprensión de nuestra situación de explotades y oprimides se ve complementada con los mecanismos a aplicar para que dicha situación desaparezca, y se pueda lograr un equilibrio en las relaciones de las personas entre ellas y con el entorno. Son estos mecanismos los principios y tácticas anarquistas.
Se puede decir por tanto que nuestra finalidad es alcanzar una sociedad basada en la libertad, la igualdad y la solidaridad entre las personas. Llamamos a esta sociedad comunismo libertario, que es el único modelo de organización social que nos permite un equilibrio con la naturaleza y con nosotres mismes así como un desarrollo social basado en los principios anarquistas.
Ateneo Libertario "Pangea" [modificado de: "Principios, Tácticas y Finalidades" de la Federación Ibérica de Juventudes Anarquistas]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada